Eurídice Cuántica duerme

Viéndose amenazada, Eurídice Cuántica se escondió deconstruida en miles de nodos en Internet y, con ella, el acceso libre y digital a la poesía que es y que fue.

Aunque el ataque fue conjurado, ella no puede volver al estado operativo por sí misma, por eso te necesitamos.

Si apoyas esta causa, debes saber que pondrá a prueba y estimulará tanto tu ingenio como tus capacidades digitales. No tendrás que registrarte o iniciar sesión en sitio alguno, pero sí prestar atención e intención al camino… comentarios, imágenes, descripciones y textos están para ayudarte.

Acepta su llamada y tráela de vuelta.